Porlamar
11 de abril de 2021





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Soldado de la unidad y el cambio
Creo que mi humilde tarea es colocarme al servicio de la unidad y del cambio. Desde luego, tengo absoluto y profundo respeto por el liderazgo de quienes sustentan esas aspiraciones, pero me declaro soldado de la unidad y del cambio.
LUIS LONGART GUERRA

29 Ene, 2021 | Las fuerzas democráticas están obligadas por las circunstancias a replantear su estrategia frente al régimen de Maduro. Es cierto, que este régimen está absolutamente deslegitimado en el mundo democrático. Pero, no menos cierto es, que las fuerzas del cambio no han logrado impulsar con éxito una política unitaria en la ruta para recuperar la democracia. La última experiencia exitosa ocurrió con el clamoroso triunfo en las elecciones parlamentarias de 2015. Ya sabemos el resultado. El régimen echó mano a todo tipo de triquiñuelas y maniobras para anular a la Asamblea Nacional utilizando al Tribunal Supremo de Justicia que produjo casi 200 decisiones contra las actuaciones del Poder Legislativo presidido por el diputado Juan Guaidó. También hubo desaciertos de la dirigencia opositora, eso no puede ocultar.
Se impone entonces una redefinición estratégica que permita el análisis, discusión, aprobación y puesta en ejecución de un plan que articule acertadamente el respaldo internacional con las luchas en el orden interno para avanzar en ese sentido. No es hora de protagonismos inútiles ni de planes para consolidar maquinarias partidistas. El partido del presente se llama Venezuela y sus colores amarillo, azul y rojo. Se trata de apostar por el país y su gente, por nuestro estado y por su futuro inmediato.
Expresado lo anterior, quiero afirmar de manera inequívoca que no me voy a anotar, animar, ni conformar comandos de ningún precandidato a gobernador, alcalde o cualquier otra opción que este en la calle para algún evento electoral. Creo que mi humilde tarea es colocarme al servicio de la unidad y del cambio. Desde luego, tengo absoluto y profundo respeto por el liderazgo de quienes sustentan esas aspiraciones, pero me declaro soldado de la unidad y del cambio, y desde allí, trabajaré sin ataduras por condiciones que permitan unas elecciones libres, democráticas y transparentes para demostrar que somos una mayoría sólida comprometida con los mejores intereses de los venezolanos y neoespartanos. Advierto, además, que uno de los propósitos del régimen es propiciar la división de las fuerzas democráticas, para lo cual viene utilizando al Tribunal Supremo de Justicia y al Consejo Nacional Electoral, como efectivamente ha ocurrido con el secuestro de las tarjetas electorales y la designación de directivas impuestas en esas organizaciones políticas.
El régimen de Maduro lo que pretende es propiciar procesos electorales a la medida de sus caprichos e intereses partidistas para imponer sus perversos planes, amparados en un supuesto respeto a la Constitución Nacional, que establece los periodos de los organismos de elección popular.
El carácter antidemocrático del régimen no está en discusión. Ellos no soportan el juego limpio y transparente de la alterabilidad democrática. Si pierden no respetan el triunfo de la oposición, ya que en forma arbitraria despojan de competencias a gobernadores y alcaldes, designan “protectores” a quienes le asignan presupuesto que le niegan a quien ha sido electo por voluntad popular y dirigen feroces campañas de descalificación y desprestigio de dichos mandatarios utilizando en forma grosera y grosera a los medios de comunicación social obligados a autocensurarse para poder mantenerse en sintonía con sus usuarios.
En conclusión, hay que definir una ruta clara y viable de unidad y cambio, luchar por condiciones electorales democráticas, y luego participar en elecciones libres y transparentes, con observación internacional, con un candidato único, y si es posible, con tarjeta única.
No poseo la verdad absoluta en esta materia, ni comprometo la opinión y postura de otros luchadores por la democracia, pero creo interpretar con esta posición a muchos venezolanos, que deseamos lo mejor para todos.
Un minuto con la Transparencia: “En un espíritu corrupto no cabe el honor” . Tácito.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Vida de Hoy | Gente Feliz | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES